Usa tu mano no hábil.

Usa tu mano no hábil para alguna de las tareas del día. Puede ser para lavarte los dientes, peinarte o comer. Podes tratar con otras tareas aun más difíciles. Esta actividad nos permite volver a la mente del principiante. Nos puede servir para despertar nuestra compasión por aquellos que no son hábiles en otras actividades.